El día que decidí que quería ser escritor
Xavi Molins
Xavi Molins
La ambulancia
¿Sobre qué escribo en esta web? Libros, viajes, emprendimiento, política, fútbol... y sobre todo aquello que me apetece compartir contigo.



El día que decidí que quería ser escritor
Publicado el Lunes 17-10-2016 - (6 comentarios)


Ken Follet
¡Gracias!


Tenía veintipocos años cuando la lectura de una novela me absorbió. Nunca hasta aquel entonces había experimentado una sensación tan impactante hacia un libro.
Llevaba varios días con él, y a medida que iba avanzando, un sentimiento muy extraño se iba apoderando de mí.
Era un libro largo, de casi quinientas páginas. La última noche, no pude dejar de leerlo hasta el final. Recuerdo perfectamente que me tenía levantar a las ocho de la mañana, por eso cuando ya eran las dos de la madrugada, me obligué a cerrar el libro y ponerme a dormir.
Pero no pude.
Volví a cogerlo de la mesita de noche y me enfrasqué otra vez en la lectura. A las tres de la mañana, de nuevo intenté dejarlo. Cerré la luz y me dispuse a dormir.
Pero tampoco pude.
El intento de las cuatro de la mañana también fue en vano, y cuando de nuevo fracasé en mi intento a las cinco de la mañana, me convencí de que debía darme por vencido y reconocer que no podría dormir hasta que lo acabara.
Fueron horas muy intensas, y en mi interior algo muy desconcertante iba sucediendo. Algo que no acababa de entender.
O mejor dicho, algo que no quería entender.
No era la lógica emoción por querer conocer el desenlace de la novela.
Era algo más.
Fue cuando terminé de leer la última palabra del libro, que lo cerré con una inusual melancolía. Ya no podía engañarme más a mí mismo. Tenía que aceptar lo que me había sucedido: me había enamorado de la protagonista.

El libro era “Alto riesgo”, de Ken Follet.
Y ella era Flick Clairet, agente británica del cuerpo de Operaciones Especiales. Su misión era sabotear un centro de comunicaciones en la Francia ocupada por los nazis. Su astucia, pericia y valentía sería clave para el éxito de la misión, que a su vez era vital para que se produjera el desembarco en Normandía.

Recuerdo sentirme muy estúpido. ¿Cómo había podido suceder aquello?
Me había enamorado de alguien que no existía. Ni siquiera tenía una imagen a la que recurrir. Como mínimo, los amores platónicos de la adolescencia que hacía años habían quedado atrás, se focalizaban en personas de verdad: actrices, cantantes, deportistas…
Pero ahora era diferente.
Me había enamorado de una persona sin cara, sin voz, sin cuerpo.
Pero era alguien que, de alguna manera, era real.

Evidentemente, no le dije nada a nadie. Ni a mi amigo más fiel.
¿Para qué? Seguramente se hubiera reído de mí.
Y lo cierto es que tampoco me apetecía compartir aquello con nadie. Era la locura de un sentimiento extravagante, febril, desquiciado.
Pero era un sentimiento real. Tanto, que llegué a ser feliz.

El paso de los días El paso de las semanas fue poniendo todo en su sitio, hasta que la cordura se fue imponiendo.
Fue entonces cuando pude entender que un escritor tiene el poder de hacer sentir a sus lectores cualquier tipo de emoción: amor, rabia, tristeza… y entonces me dije que yo quería ser así, quería hacer aflorar en la gente emociones intensas, sentimientos profundos, sensaciones indescriptibles.

En los últimos veinte años, he releído varias veces “Alto Riesgo”. Y cuando llego a la última página, no puedo evitar ponerme en la piel de aquel veinteañero que pasaba las páginas a toda prisa, intentando comprender lo que le estaba sucediendo.
Y entonces pienso en ella, en Flick Clairet.
Y lo hago como si pensara en uno de esos amores de adolescencia, aquellos que permanecen en el recuerdo de manera más persistente. Y siempre me invade un peculiar escalofrío cuando me doy cuenta de que, de todos mis amores de juventud, Flick Clairet es el más real de todos, porque sólo los amores de verdad pueden cambiarte la vida.



Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos

Recuerda que cuando compras un libro, tienes dos opciones. Comprar los libros que las editoriales quieren que leas, o comprar libros de autores libres y independientes.

Como autor autónomo que no atiende a demandas del mercado, y como escritor que escribe por vocación sin mirar qué textos son los más comerciales, te invito a conocer mis libros.
Aquí encontrarás todas mis obras



6 Comentarios
Añadir comentario
19/10/2016 - Victor vidal
Q bueno eres, un abrazo!
20/10/2016 - Carme
Y tú tienes el poder de hacerme sentir celosa de este personaje... T'estimo!
20/10/2016 - Flick Clairet
Querido Xavi:
Gracias a ti he dejado de ser ficción, porque ser amada me convierte en algo real, aunque naciera de la pluma de Ken Follet.
No podría haber deseado una vida mejor. Me vuelvo a las páginas de mis libros con una sonrisa, sabiendo que he puesto mi granito de arena para regalar al mundo un escritor apasionado como tú. Gracias.
Un beso.
Flick

PD: sé que solo fui un amor de adolescencia y que ya has encontrado el amor con mayúsculas, pero quiero confesarte que mi corazón siempre ha pertenecido a Michel.
20/10/2016 - Xavi Molins
Jajajaja, Flick, que alegría saber de ti!
Espero algún día ser capaz de escribir una novela con un personaje tan interesante como tú!
Recuerdos a Paul. (Y olvida a Michel, que él ya te olvidó!)
24/10/2016 - Miguel Naranjo
Amigo, te has marcado una meta tan difícil como apasionante...te deseo todos los éxitos, aparte de lo crematístico, lo más importante es seguir haciéndonos sentir esas emociones íntimas, a veces hasta secretas, de las que estamos tan necesitados en este mundo informatizado, virtual y despersonalizado que cada día nos acorcha y entumece. No has podido tener mejor comienzo....La Ambulancia me emocionó ...mucho. Gracias Xavi. Un abrazo a l@s tres.
3/11/2016 - Antoni Carné
¡Que bonita historia de amor! Que nunca murió... realmente... ya que has seguido escribiendo, cada vez mejor... hasta que como dijo el otro día Flavia Company, en la presentación de su último libro a la que asistí: 'con este libro sentí que las palabras fluían a través de mí... yo sólo les di permiso'...

Por cierto os recomiendo mucho esta su ultima novela: Haru... que está en catalán y en castellano... de momento... hacia muchos años que no leía una obra que me llegará tanto.

Un abrazo!

Y Carmé... no sientas celos... porque el Amor, al extenderse crece en intensidad y aroma, floreciendo... el amor que secuestramos perece de tristeza y desamor... como decía un sabio de hace tiempo... 'la medida del amor... es amar sin medida'

 
Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos