El verdadero triunfo de Donald Trump
Xavi Molins
Xavi Molins
La ambulancia
¿Sobre qué escribo en esta web? Libros, viajes, emprendimiento, marketing on-line, política, fútbol... y sobre todo aquello que me apetece compartir contigo.



El verdadero triunfo de Donald Trump
Publicado el Lunes 14-11-2016 - (2 comentarios)


Donald Trump


Pasan los días y todavía me cuesta mirar las noticias. Sé que todos los medios están hablando de él, y de alguna manera tengo la necesidad de pasar página y que todo vuelva normalidad, si es que es posible que la normalidad sea factible a partir de ahora.

Ha ganado Trump. Contra todo pronóstico.
Y desde entonces, lo absurdo parece que se ha apoderado de nosotros.
La última cosa incomprensible es ver a la gente de Estados Unidos protestando en las calles, manifestándose.
No entiendo lo que reclaman.
¿Quieren que se repitan las elecciones porque no les ha gustado el resultado? Eso está a la altura del personaje del que abominan, que llegó a afirmar que aceptaría el resultado de las elecciones siempre y cuando fuera él quien ganara.
Me duele mucho ver a la gente manifestarse en las calles, porque de nuevo demuestra la indeseable naturaleza del ser humano, muy proclive a mover el culo para protestar y quejarse, pero poco dado a trabajar para conseguir los retos que se propone. Si los que ahora invierten su tiempo en lloriquear por las calles lo hubieran invertido en hacer campaña política a favor de Hillary Clinton, seguramente ahora no tendrían que lamentarse.
Pero siempre es más fácil no hacer nada y luego llevarse las manos a la cabeza y sentirse con derecho a protestar.

También me duele el hecho de comprobar, una vez más, que alguien sin escrúpulos, sin valores, consigue triunfar en la vida.
Es algo que me enerva, porque me deja sin argumentos.
Tengo suerte de que tengo una hija de apenas tres años y que este suceso le pasará inadvertido. Si ahora mi hija fuera una adolescente, no sabría cómo explicarle lo sucedido. Porque cuando personajes como Trump ganan, de alguna manera demuestran que se puede llegar a lo más alto pisando a quien se ponga por en medio, sin ningún tipo de respeto hacia nada ni nadie, insultando, vejando, comportándose como un autentico energúmeno.
Y en una sociedad bien construida, bien estructurada, una persona así no debería triunfar. Sin embargo, Trump ha llegado a la posición con más poder de todo el mundo. Y eso es un peligroso ejemplo para nuestros hijos.

Pero lo que más me duele de la victoria de Trump es que me haya hecho cambiar de forma de pensar. Admiro a aquellos personajes que me hacen cambiar de opinión y que ese cambio es positivo en mí. Y odio a los que me hacen cambiar de mentalidad dejándome un conjunto de pensamientos interiores peores de los que tenía. Odio a los que atentan contra unos valores que creía acertados, y me hacen ver que estaba equivocado. Y odio a los que consiguen que crea que mis ilusiones, mis esperanzas, no están bien fundamentadas. Los odio porque me vuelven descreído hacia la raza humana, porque me frenan en esas ansias de confiar en mis semejantes.

Porque yo era de los que creía que las mujeres deberían dirigir el mundo. El ser humano lleva miles de años sobre la tierra, y a día de hoy todavía hay infinidad de guerras, multitud de conflictos en los que la gente muere por menos de nada. Vivimos en un mundo cruel, despiadado y salvaje. Y en la historia de la humanidad, siempre han mandado los hombres. Creo que sería de justicia ceder el poder a las mujeres. Como mínimo, deberíamos dejarles probar. Tienen el derecho a intentar conseguir lo que los hombres no hemos podido lograr.
No creo que las mujeres sean más inteligentes que los hombres. Tampoco al revés. Creo que hombres y mujeres tienen inteligencias diferentes y que la perfección es la simbiosis de ambas formas de inteligencia.
Pero sí creo que las mujeres tienen una sensibilidad de la que los hombres carecemos, un tipo de conciencia que los varones jamás tendremos.
Y creo que eso es lo que ahora necesita el mundo deshumanizado en el que vivimos. Es lo único que puede salvarnos.

Pero las mujeres me han decepcionado.
No puedo entender que una mujer haya podido votar a Donald Trump después de las barbaridades que ha llegado a decir sobre el género femenino. Me resulta imposible comprender que una mujer quiera darle el poder a un hombre que hace apología de un machismo tan faltón, tan terriblemente humillante, tan agresivo, tan facineroso.
Creo que las mujeres han perdido en estas elecciones todo el prestigio que han ganado en su lucha durante los últimos años. Porque hay una máxima que dice que para que te respeten los demás, debes en primer lugar respetarte a ti mismo. Y las mujeres no se han respetado a sí mismas.

Nada volverá a ser como antes.
Porque el problema no es que Donald Trump haya ganado unas elecciones. Si así fuera, tampoco sería tan grave. Simplemente, al cabo de cuatro años habría la posibilidad de batirlo en las urnas, derrocar los muros que dice que va a construir, devolver la dignidad a las mujeres, restituir las relaciones internacionales…
El problema es que Donald Trump ha conseguido algo mucho más importante que ganar unas elecciones: ha cambiado mentalidades.

Ha conseguido que los seguidores del partido Demócrata salgan a la calle al día siguiente de unas elecciones para protestar por el resultado. Que es como decir que los demócratas han dejado de creer en la democracia. No hay una victoria más dulce para alguien como Donald Trump.

Ha conseguido también que la gente acepte cosas inaceptables: que una persona pueda convertirse en millonario negociando con la vivienda, que alguien pueda burlarse de un discapacitado, que alguien sin escrúpulos llegue a la cima del mundo, que alguien pueda criminalizar a una etnia, a una raza, a una religión…

Y ha conseguido algo que me produce un inmenso dolor: que los que sonábamos en un mundo dirigido de otra manera, hayamos visto que es un sueño que no veremos realizado. Porque hoy, somos muchos los que hemos perdido la confianza en las mujeres.
Ese es el verdadero triunfo de Donald Trump.



Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos

Recuerda que cuando compras un libro, tienes dos opciones. Comprar los libros que las editoriales quieren que leas, o comprar libros de autores libres y independientes.

Como autor autónomo que no atiende a demandas del mercado, y como escritor que escribe por vocación sin mirar qué textos son los más comerciales, te invito a conocer mis libros.
Aquí encontrarás todas mis obras



2 Comentarios
Añadir comentario
21/11/2016 - Montse Garcia Miranda
Xavi hace un par de meses asistí a una conferencia del psiquiatra chileno Claudio Naranjo en Barcelona. Para él origen de todos los males de la sociedad deriva del sistema basado en el patriarcado que ha existido desde antiguo y propone como solución......INVERTIR EN UNA EDUCACION MEJOR.
Siento como tu una gran decepción por el resultado de las elecciones en EEUU pero quiero creer y, no pierdo la esperanza, en que personas como Naranjo que dedican sus conocimientos y su vida a esta labor, nos abran camino a una sociedad mejor.
24/11/2016 - Antoni Carné
También estuve yo durante unos días perplejo... la verdad es que es bastante difícil de aceptar que una persona incompetente, inculta, indecente e insensible -a lo social me refiero- sea el presidente del país más poderoso del mundo... pero así es y habrá que ver como todo se va desarrollando, pero intentando evitar las expectativas más negativas, a las que nuestra mente está tan acostumbrado.

En el tema político, creo que vamos a ir entrando -espero que no tardemos mucho- en una era para ir redefiniendo la democracia... pues en este momento la verdad es que cada vez los ciudadanos permitimos que nos gobiernes personas con menor apoyo 'real' popular. Leí hace poco una frase, en ese sentido, que me encanto: 'Si desprecias los política acabaras gobernado por los que desprecias'... podría ser.

Por otra parte, yo no tengo la menor idea de si Trump es un hombre de éxito... hace ya un tiempo que descubrí que el éxito -al menos el mío- radica en sentirme en Paz conmigo mismo; y, desde esa paz relacionarme en paz con los demás y el mundo.

Por ello, deciros que a mi me sirve no odiar a nadie... no quiero concederle a nadie ese privilegio sobre mi vida... así que, señor Trump... allá usted con sus presuntos éxitos o miserias... por mi parte, y en lo que esté en mi mano... haré todo lo posible para que permanezcan sus posaderas el mínimo tiempo posible en la Casablanca.

 
Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos