Cuando mis ojos la vieron
Xavi Molins
Xavi Molins
La ambulancia
¿Sobre qué escribo en esta web? Libros, viajes, emprendimiento, marketing on-line, política, fútbol... y sobre todo aquello que me apetece compartir contigo.



Cuando mis ojos la vieron
Publicado el Lunes 28-11-2016 - (2 comentarios)


La Habana
Calles de La Habana

El día que la vi, algo en mi interior me hizo entender que mi vida estaba a punto de cambiar. Mi paseo vespertino por las calles de La Habana me llevó a esa licorería de grandes cristales, en cuyo interior se perdían los rayos de sol que se colaban por un extremo del escaparate.
Y allí estaba ella.
Parecía que me estaba esperando.
De hecho, parecía como si estuviera allí desde hacía mucho tiempo, aguardando mi llegada.

Supuse que tendría unos treinta años, aunque más tarde averigüé que tenía algunos más. Es probable que las luces de aquel lugar contribuyeran a que su color fuera una fascinante mezcla de tonalidades cobre y caoba. Un color muy embriagador, muy caribeño.

La incredulidad de hallarme delante de semejante maravilla hizo que apareciera mi lado más primitivo. Tuve la imperiosa necesidad de hacerla mía, de poseerla. Costara lo que costara.

Una vez consumado mi triunfo, y de camino al hotel, me sentía incapaz de dejar de mirarla. Afloraba en mí una risita nerviosa, como la de un adolescente en su primera cita.
Mi corazón dio un vuelco cuando entré en el hotel. Con la emoción, se me había pasado por alto la posibilidad de que me dijeran que aquello estaba prohibido, que no podía entrar al hotel con ella. Pero era demasiado tarde para intentar cualquier artimaña, puesto que ya había traspasado el umbral de la puerta.
Decidí que lo mejor sería actuar con naturalidad, así que entré caminando parsimoniosamente, con ella en mi mano, saludando a todos los recepcionistas. Ninguno de ellos dijo nada, y el más joven me dedicó una risita picarona que interpreté que era de complicidad.

Aquella noche, en la habitación, ya había decidido que me la llevaba a casa. Sabía que no sería fácil puesto que legalmente podría tener problemas. Lo encontraba comprensible: si yo tuviera tesoros como aquel tampoco dejaría que se los llevaran de mi país.

Cuando aterricé con ella en el aeropuerto de Barcelona y pasé las interminables aduanas, sentí una sensación de victoria inconmensurable.
Empecé a organizarme para quedar con todos mis amigos y familiares. Tenía la necesidad de verlos y explicarles mi aventura cubana. Quería relatarles en primera persona todo lo que me había sucedido. Y, cómo no, enseñarles la maravilla caribeña que había traído conmigo.

Para gran decepción mía, no mostraron demasiado interés. Parecía que no les importaba mucho todo cuanto les explicaba.
No podía entender que permanecieran impasibles ante mi relato. Y, lo que más me dolió, que reaccionaran con cierta frialdad hacia aquel milagro de color tostado que me había traído de La Habana.

Tan sólo Ramón, amigo de la infancia a quien vi unos días después, reaccionó con entusiasmo cuando le enseñé el hallazgo más importante de mi vida. Quizás porque también era coleccionista como yo, fue el único que entendió mi emoción cuando le enseñé la botella de ron extraañejo de treinta y cinco años, edición limitada, que encontré paseando por las calles de La Habana.



Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos

Recuerda que cuando compras un libro, tienes dos opciones. Comprar los libros que las editoriales quieren que leas, o comprar libros de autores libres y independientes.

Como autor autónomo que no atiende a demandas del mercado, y como escritor que escribe por vocación sin mirar qué textos son los más comerciales, te invito a conocer mis libros.
Aquí encontrarás todas mis obras



2 Comentarios
Añadir comentario
28/11/2016 - Montse
Xavi, genial tu relato! Muestra claramente que lo que creemos real está en nuestra mente y no fuera de ella. Muy bueno!!!
28/11/2016 - Xavi
Gracias Montse,
Me alegro que te haya gustado. Tenía ganas de escribir un relato ficticio y he aprovechado para hacer este tipo de escrito tratando de hacer creer al lector que hablaba de una cosa cuando en realidad estaba hablando de otra.

 
Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos