Los dos Xavis que habitan en mí
Xavi Molins
Xavi Molins
La ambulancia
¿Sobre qué escribo en esta web? Libros, viajes, emprendimiento, política, fútbol... y sobre todo aquello que me apetece compartir contigo.



Los dos Xavis que habitan en mí
Publicado el Viernes 23-02-2018 - (5 comentarios)





Siempre he sido consciente de que había una lucha en mi interior en la que dos personalidades totalmente diferentes se medían, aunque sin llegar a rivalizar.
El paso de los años ha acentuado esta dualidad hasta llegar a un punto en que las dos partes pueden llegar a entrar en conflicto por una sencilla razón: son incompatibles.
También es cierto que hace casi cinco años fui padre, y eso cambió las reglas del juego para siempre. Fue entonces cuando los dos Xavis que conviven dentro de mí empezaron a distanciarse y a mirarse con recelo.

Nunca hasta ahora había sentido la necesidad de catalogar a estos dos Xavis, pero hoy, tras una profunda reflexión, me he percatado de que ponerles nombre era una sabia manera de empezar a reconocerlos y definirlos.
Ha sido impactante comprobar que a partir de ahí he tirado del hilo y me ha sido muy fácil entender la bicefalia que siempre ha coexistido en mi vida y que últimamente amenaza con desestabilizarme.
Sus nombres lo dicen todo, aunque sin decir nada.

Son el “Xavi de las letras” y el “Xavi de los números”.

El Xavi de las letras está perfectamente encarnado por el escritor y viajero que soy. De espíritu libre y abanderado de la bohemia, es despreocupado y siempre lleva una libreta y un boli encima para apuntar ideas para su próxima novela.

El Xavi de los números es el programador informático que nunca he dejado de ser, el amante de las estadísticas, los porcentajes y las reglas de tres. Es muy metódico, pragmático y le cuesta despegarse de su ordenador portátil.

El Xavi de las letras necesita estar en continuo movimiento, no tiene WhatsApp y lo relativiza todo por importante que sea.

El Xavi de los números vive delante del ordenador y se enfada mucho cuando los códigos de programación no están bien secuenciados. Es capaz de valorar si ponerle maíz a la ensalada porque ha leído en la lata que tiene 2 gramos de grasa. Se pesa cada día por las mañanas y lo apunta en un Excel para ir controlando las variaciones.

El Xavi de las letras puede comerse tres croissants seguidos sin sentir remordimientos. Es despistado, melancólico y nunca sabe cuánto dinero lleva encima.

El Xavi de los números tiene controlada la deuda de España y el equivalente en porcentaje de su PIB. Ya ha acudido al gestor a pedir asesoramiento porque en la previsión de facturación de lavueltaalmundo.net del año 2019 hay cosas que no le acaban de cuadrar. Lo quiere todo tabulado, sigue a economistas de prestigio y contrasta más de cinco medios de comunicación diferentes varias veces al día.

El Xavi de las letras anda demasiado ocupado buscando la cafetería donde sirven el mejor machiatto como para perder el tiempo tomándose el mundo demasiado en serio. Sigue a escritores, le encantan las frases inspiradoras y siempre le encuentra la poesía a todo, por banal que sea.

El Xavi de los números puede llegar a parecer insensible. Es resultadista y excesivamente autodisciplinado. Lo calcula todo. Lo mide todo. Lo compara todo. Lleva un podómetro encima para saber cuántos pasos camina al día.

El Xavi de las letras no sabe en cuantos países ha estado, gasta más de lo que gana y nunca se va a la cama a la misma hora.

El Xavi de los números ha conseguido eliminar el azúcar de los 3 o 4 cafés diarios que se toma. Lo ha hecho porque es muy consciente que el azúcar es malo para la salud.
El Xavi de las letras es una salvaje que se pimpla los Gin Tonics como si no hubiera un mañana.

El Xavi de los números trabaja de día, el Xavi de las letras escribe por las noches.
EL Xavi de los números piensa en tantos por ciento, el Xavi de las letras en metáforas.
El Xavi de los números es sensato y calculador. El Xavi de las letras es errante y aventurero.

El Xavi de los números y el Xavi de las letras nunca se han llevado mal. Se han respetado, se han llegado a admirar y es posible que, en cierto modo, se hayan ayudado a sobrevivir mutuamente.
Pero cada vez están más lejos uno del otro.

Y a partir de ahora, que voy a ser padre por segunda vez, las diferencias se irán ensanchando.

Creo que, ahora mismo, los dos Xavis se tienen miedo uno al otro. Porque tienen diferentes planes y empiezan a tener visiones diferentes de la vida.
Hasta ahora, los dos Xavis eran pactistas y resolvían todo mediante acuerdos conciliadores. No hay ninguna duda de que el Xavi de los números es el organizador, el que observa las cartas y decide el juego. Y el Xavi de las letras es el personaje que ejecuta los planes. Hasta ahora, el Xavi personaje no siempre hacía caso al Xavi organizador, pero no pasaba nada porque ambos solían ceder si era necesario.
Pero ahora, que empiezan a estar muy lejos el uno del otro, es posible que el Xavi personaje se rebele ante las órdenes del Xavi organizador. Y el Xavi organizador, probablemente se desesperará con la actitud del Xavi personaje.

El Xavi de los números, que tendrá dos hijos, quiere una estabilidad que ahuyente cualquier tipo de riesgo, ya sea económico, físico o estructural. Y eso es muy difícil que se lo acepte el Xavi de las letras, puesto que si hay algo que siempre ha detestado es a los futbolistas que no meten la pierna por miedo a lesionarse.

Es posible que esta reflexión que me acompaña desde hace días se haya presentado tan contundentemente porque en unos días me voy a Turquía.
Hace muchos meses que soy el Xavi de los números. Me he pasado desde Octubre en casa, centrado en la renovación de la web de lavueltaalmundo.net. He sido el programador informático que es capaz de pasarse horas y horas delante del ordenador. También han sido meses de reestructuración del proyecto, de organizarlo todo a partir de crear una estructura económica, estratégica y empresarial que asegure el éxito del ambicioso plan de conseguir que lavueltaalmundo.net llegue a convertirse en una empresa capaz de cambiar el mundo.

Pero este tiempo se ha acabado, y vuelve el Xavi de las letras.
El Xavi aventurero que se va a Turquía a preparar el viaje del próximo mayo. El Xavi escritor, que se lleva su libreta y su boli. El Xavi que no quiere saber nada de cosas superficiales como la contabilidad, los porcentajes y el marketing. El Xavi que vive el momento y que no piensa en el futuro. El Xavi al que le gusta caminar sin saber hacia dónde va.

Es dramático constatar que hay un inevitable conflicto que puede estallar en cualquier momento. Y lo peor de todo es que no sé que hacer. Quizás sería una buena idea hacer nacer a un tercer Xavi, el Xavi mediador, que actúe de árbitro en esta disputa. O quizás lo mejor que puedo hacer es mantenerme al margen de todo y asistir a esta confrontación desde la postura siempre cómoda del observador, suplicando que esta batalla dure mucho y no haya un vencedor claro. Como aquellos buenos partidos de fútbol que no quieres que se acaben y que deseas un empate porque ningún equipo merece perder.

Porque, en el fondo, me gustan los dos Xavis a partes iguales y no quiero perder a ninguno de ellos. Quiero que todo sea como siempre y que haya una relación cordial entre las dos partes. Ambos son parte de mí, y quizás mi vida no sería la misma sin esta simbiosis de dos personajes tan dispares conviviendo en un mismo ser.

Decididamente, voy a hacer lo posible por conservarlos a los dos.
Por eso, voy a programar la publicación de este post para el próximo viernes a la una del mediodía. Así, bien calculadito, como le gusta al Xavi de los números.
El motivo por el cual he elegido el viernes a la una del mediodía es porque en ese momento el Xavi de las letras estará dentro de un avión, rumbo a Turquía. Ya le habrá pedido a la azafata que le traiga un Johnnie Walker Red Label, habrá sacado la libreta, el boli, y habrá comenzado a escribir un nuevo capítulo de su próxima novela.



Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos

Recuerda que cuando compras un libro, tienes dos opciones. Comprar los libros que las editoriales quieren que leas, o comprar libros de autores libres y independientes.

Como autor autónomo que no atiende a demandas del mercado, y como escritor que escribe por vocación sin mirar qué textos son los más comerciales, te invito a conocer mis libros.
Aquí encontrarás todas mis obras



5 Comentarios
Añadir comentario
23/02/2018 - Carme
Muy fan!!!
A mí también me encantan los dos Xavis... que por cierto, yo que los conozco de cerca, has retratado.
No cambies!!!!
T'estimo!
25/02/2018 - Xavi
:) Muaks!!!!!
5/03/2018 - Aleix
Buen post Xavi, al igual que tu, me siento identificado con los Xavis que llevas dentro y como dices, a veces
se hacen incompatibles, pero sabes que se quieren y que no serias lo que eres sin ellos, al igual que me pasa
a mi.
Sigue tu intuición y gracias por compartir tus reflexiones.

Saludos, Aleix (exalumno de tu taller)

PD: Si puedo, y no lo has leido, me gustaria recomendarte la trilogía de 'Conversaciones con Dios' de Neale
Donald Walsch, para mi fue todo un descubrimiento.
6/03/2018 - Xavi
Gracias Aleix por tu comentario!
Me alegra saber que te has sentido identificado.

Tomo nota de tu recomendación!

Saludos!
25/09/2018 - Pilar
Eso nos pasa a todos jajaja. Tú lo cuentas muy bien ;) No descartes ninguna que seguro las necesitas a
ambas. Por cierto, enhorabuena por vuestro segundo hijo; Me lo dijo Ana Urzaiz hace poco. Podéis con todo.
Un abrazo.

 
Tu nombre

Tu email

Tu ciudad


He leído y acepto la Ley Orgánica 15/1999de protección de datos